Es importante aprovechar las ventajas que aportan los toldos. ¡Y la mejor manera de hacerlo es teniendo un riguroso cuidado para poder alargar la vida útil de estos! En el artículo de hoy te daremos algunos consejos que ayudarán a realizar una buena limpieza y mantenimiento de estos productos.

Los toldos aportan confort en nuestros hogares y gracias a ellos podemos disfrutar perfectamente de nuestro jardín, terraza o balcón. No obstante, para que estos productos siempre presten lo mejor de sus propiedades debemos cuidarlos a menudo, ya que están expuestos, constantemente, a agentes externos como el sol, la lluvia, el polvo o el granizo. Por ello, es conveniente durante todo el año realizar los pasos que, a continuación, te presentaremos.

¿Cómo realizar la limpieza de tu toldo?

Cepilla, regularmente, la lona y los mecanismos que componen el toldo. De esta manera, podremos evitar que la suciedad se acumule y lo deteriore.

Limpia las manchas rápidamente, puesto que son fáciles de tratar en el momento. Tan solo necesitas jabón neutro, un cepillo y agua fría o tibia. Está prohibido usar detergentes y productos de limpieza como la lejía, puesto que desteñirá los colores y dañará la calidad del tejido. Por otro lado, para las partes metalizadas de los toldos es necesario usar productos especiales.

Las herramientas más útiles para la limpieza, ya sean cepillos, esponjas o trapos, deben ser suaves, para no dañar las propiedades del tejido y, en consecuencia, su calidad.
Si vives en un ambiente más cálido o húmedo, deberás limpiar más frecuentemente el toldo para que no aparezca moho.

¿Cómo debes realizar el mantenimiento?

  • Es conveniente, de manera manual o automatizada, retirar los toldos en caso de lluvia, nieve o aire. Además, si vives en lugares donde suele nevar es mejor que dichos toldos se guarden en la época de invierno, para que la nieve no queme el tejido.
  • ¡Ten en cuenta a la hora de retirar el toldo si hay algún objeto que puede llegar a impedir la apertura o cierre de este!
  • Antes de guardar y enrollar el toldo, este debe estar seco. De esta manera, evitaremos que se forme moho en la superficie.
    Limpia y seca todas las partes del toldo para que no se oxide ni se deteriore. De hecho, existen lugares que realizan una limpieza rigurosa de toldos y recuperarán su color inicial.

¿Quieres que tu toldo esté en perfecto estado año tras año? ¡Sigue nuestros consejos y tendrás perfectos resultados! Si quieres más información sobre el mantenimiento de nuestros toldos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Llámanos al teléfono 93 213 80 67 o escríbenos en el formulario de contacto que podrás encontrar en nuestra web.