Ahora ya sí, con la llegada de octubre damos por finalizado el calor y el verano, ¡y esto para muchos es sinónimo de despedirse de ciertos tipos de toldos, como por ejemplo, las pérgolas! Si eres de los que no utiliza estos dispositivos en invierno y quieres guardar óptimamente tu toldo, lee este artículo con atención, ya que te daremos algunos consejos que te serán de mucha utilidad.

Existen ciertos toldos que durante los meses de otoño e invierno se recogen para protegerlos de las inclemencias del tiempo (la lluvia, el viento, el hielo, etc), como las pérgolas ubicadas en terrazas. Es por este motivo que es necesario tener en cuenta algunos aspectos a la hora de guardar estos dispositivos para poderlos mantener óptimamente durante estos meses.

Desde Toldos Aris te aconsejamos que, antes de almacenar un toldo, limpies con minucia el tejido. A veces es una tarea que se olvida, pero como expertos en toldos y en su mantenimiento, te aconsejamos que sea uno de los pasos más rigurosos que realices, puesto que la suciedad puede dañar el tejido y desmejorar el aspecto de este. ¿Cómo se realiza una buena limpieza? ¡Muy fácil! Aspira el polvo de la lona con una aspiradora y, después, con tan solo un trapo con agua y jabón podrás limpiar perfectamente tu toldo y quitar la suciedad incrustada y las posibles humedades que pueda haber. ¡Aunque no te olvides de dejar de lado aquellos productos abrasivos que pueden dañar el tejido y quemarlo!

Por otro lado, si tu toldo está elaborado de un tejido más complejo o de un color más intenso, puedes utilizar productos específicos para la limpieza de toldos. Si los aplicas mediante un cepillo suave y lo aclaras con agua abundante, ¡conseguirás un acabado impecable!

Una vez tengas el tejido limpio, déjalo secar y empieza por limpiar el esqueleto de tu toldo. ¡Sí, como lees! Los brazos de tu toldo son también una parte importante que debe guardarse en buen estado. Puedes hacerlo con paños suaves, cepillos de cerdas también suaves para no dañar el material, o bien, paños de micro fibra.

¿Todo limpio? ¡Es hora de enrollar tu toldo y guardarlo! Pero debes tener en cuenta que no tiene que estar húmedo, de esta manera evitaremos posibles humedades y la aparición de moho.

¿Te han servido estos consejos? ¿Quieres que tu toldo se guarde en buen estado durante todo el año? ¡Sigue nuestro blog y te iremos dando los consejos necesarios para realizar un buen mantenimiento! Si quieres más información sobre el mantenimiento de nuestros toldos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Llámanos al teléfono 93 213 80 67 o escríbenos en el formulario de contacto que podrás encontrar en nuestra web.

Abrir chat